September 25, 2020

Está en tu mano proteger debidamente tus criptomonedas parte 1

Existen muchas formas donde “almacenar” tus criptomonedas, y nuestro objetivo hoy es que aprendas exactamente qué diferencias hay entre hacerlo de una manera u otra y a que te expones en cada caso. Esto te dará otra visión y aprenderás a proteger mejor tus cripto activos.

El conocimiento es poder, si lo aplicas. Así que hoy te vamos a enseñar cómo aplicarlo.

Puede ser que hayas escuchado hablar de las billeteras calientes y frías, pero para la mayoría de las personas que inician en este mundo, lo más cómodo es utilizar la casa de cambio o exchange como billetera, ya que es lo más común para acceder al mercado de las criptomonedas y donde ejecutamos la compra de los activos.

Lo primero y lo más importante que debes saber es que las criptomonedas no se almacenan en ninguno de los lugares antes mencionados. Las criptomonedas están en la blockchain. Cada uno de los activos tiene su propia cadena de bloques, y lo que conocemos como billeteras lo que contienen es la llave que permite que dentro de esa cadena de bloques puedas hacer una transacción.

La diferencia entre la clave pública y la clave privada

La clave pública y privada son necesarias para realizar una transacción. La clave pública se utiliza para recibir fondos mientras que la clave privada se utiliza para firmar las transacciones.

Por lo tanto, la clave privada es fundamental ya que representa la propiedad de la billetera y la que permite enviar fondos.

Usar la billetera del exchange no es la mejor idea

Satoshi Nakamoto creó el bitcoin con una visión, utilizar la tecnología blockchain para no depender de un tercero de confianza y crear la economía descentralizada. Con los exchanges, volvemos a tener a un tercero y caemos de nuevo en la centralización.

Tener los activos en las billeteras del exchange supone algunos riesgos que tenemos que tener en consideración:

  • No disponer de las claves privadas:

Cuando utilizamos los servicios de un exchange, lo único que tenemos es un usuario y contraseña de acceso. Ellos son los que custodian las llaves privadas y los activos, y para el usuario, solo aparece un valor en la plataforma. Es parecido a lo que conocemos en la banca tradicional, puesto que cuando nosotros depositamos dinero en el banco, lo único que vemos es un asiento contable y algo que nos dice que tenemos X dinero, pero realmente no sabemos exactamente dónde está ni si quiera si existe.

Ha habido y por desgracia seguirá habiendo casos en los que las casas de cambio desaparecen de la noche a la mañana, y cuando intentas acceder te das cuenta de que la página no existe, como ya paso con el escándalo de MTGOX o más reciente de cryptopia, entre otros.

Al no disponer de las claves privadas no tienes acceso a tus fondos si no es a través de sus servicios. Si la página desaparece, adiós a tus criptomonedas.

  • El blanco para los hackers

Para una persona o grupo de personas con oscuras intenciones de robar activos, es mucho más suculento intentar sustraerlos de un exchange que de un usuario. Las casas de cambio están constantemente en el punto de mira de los hackers para aprovechar una brecha de seguridad y robar así una cantidad importante de dinero, como pasó recientemente con la firma española 2Gether, de la que consiguieron sustraer 1,3 millones de dólares y esto ha perjudicado a todos sus usuarios.

  • Temas regulatorios

Aunque esto no debería ser un problema si eres un usuario legítimo, los exchanges están sujetos a las regulaciones de cada país, por lo tanto, también hay que tener en consideración que cualquier normativa que tengan que aplicar puede afectarte como usuario, como ya pasa con las políticas AML/KYC o soliciten justificación por algún movimiento sospecho, hecho que puede venir dado por la solicitud del gobierno en cuestión.

Conclusión:

Los exchanges son un puente entre el dinero fiduciario y las criptomonedas, además de permitirnos comerciar con muchas de ellas. No cabe duda de que su servicio es fundamental.

Ahora bien, por todo lo comentado anteriormente no es una buena idea tener nuestros activos en una billetera en un exchange si nuestra intención no es comerciar, de la misma forma que no saldríamos a tomar algo con los amigos con 1000€ en la cartera ya que supondría un riesgo de robo o pérdida cuando realmente ese dinero no tenemos intención de utilizarlo.

Aprende otras formas de resguardar tus criptoactivos, y la diferencia de tenerlo en una billetera caliente o fría visitando el siguiente artículo.